¿Qué es la Apnea del Sueño?

La apnea del sueño es una pausa involuntaria en la respiración que se produce durante el sueño. Para ser considerada apnea del sueño el paciente debe dejar de respirar durante 10 o más segundos(1).

Uno de los principales problemas de la Apnea del Sueño es que el  80% de las personas que la sufren no son conscientes, no están diagnosticadas y  no reciben tratamiento(4). Por tanto, es bueno conocerla y estar pendientes, ya que puede afectar a personas de cualquier edad, incluso niños.

 

¿APNEA DEL SUEÑO O HIPOPNEA?

El síndrome de la apnea obstructiva del sueño (SAOS) es el tipo de apnea del sueño más habitual(2). Está provocado por una obstrucción de las vías  aéreas a nivel de la garganta(1). Su prevalencia está entre el 1% y el 6% de la población mundial(2).

La hipopnea es un trastorno respiratorio que implica episodios de respiración superficial o una frecuencia respiratoria anormalmente baja durante un amplio periodo de tiempo. La hipopnea implica una obstrucción parcial de las vías respiratorias, mientras que, en la apnea, la obstrucción es completa(1).

 

¿YO RONCO O ES SAOS?

El ronquido aparece cuando el aire no puede moverse libremente a través de tu nariz y tu garganta mientras duermes. Esto hace que los tejidos de alrededor vibren produciendo el tan familiar sonido del ronquido.

El síndrome de la Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) es el más común de los trastornos respiratorios de sueño. Se caracteriza por frecuentes episodios de apnea o hipopnea durante la noche. Afecta a personas de todas las edades. La apnea del sueño está siempre asociada a los ronquidos, pero no todas las personas que roncan sufren SAOS.

Solo un estudio del sueño puede mostrar de manera definitiva si existe apnea del sueño y cuál es su gravedad.

El médico confirmará el diagnóstico mediante tests, midiendo el índice de apnea-hipopnea AHI=(Número de episodios de apnea + Número de episodios de hipopnea por horas de sueño), sabiendo que un AHI > 5/horas es una señal de apnea del sueño.

 

¿POR QUÉ SUFRES APNEA DEL SUEÑO?

Algunos factores predisponen a sufrir este trastorno. Estos factores de riesgo incluyen, entre otros, ser varón, tener sobrepeso, tener más de 50 años y presentar un cuello de gran tamaño, una nariz estrecha, una mandíbula pequeña o un historial familiar de apnea del sueño(5).

 

¿CUÁL ES EL MECANISMO DE LA APNEA DEL SUEÑO?(5)

Mientras estás despierto, los músculos del paladar, garganta y de la parte posterior de la lengua tienen un tono alto, y el aire pasa con facilidad. Sin embargo, durante el sueño, disminuye el tono muscular y estos se relajan. Siguiendo a esta relajación los tejidos blandos de la parte posterior de la garganta se colapsan, por lo que el paso del aire puede bloquearse u obstruirse.

Cuando el flujo de aire se detiene, desciende el nivel de oxígeno en sangre. Tu cerebro percibirá esta falta de oxígeno y responderá alterando tu sueño con despertares inconscientes y de corta duración. En el SAOS esto ocurre muchas veces a lo largo de la noche. Como resultado, el sueño del paciente se fragmenta considerablemente y es de mala calidad, apareciendo somnolencia, descuidos y otros síntomas diurnos un tanto inespecíficos(5).

 

¿QUÉ SUPONE VIVIR CON APNEA DEL SUEÑO?

Esta fragmentación del sueño y situación de hipoxia nocturna acaba por afectar la calidad de vida y la salud de los pacientes. Sin tratamieno puede conllevar a un acortamiento de la vida del paciente.

El tratamiento difiere según la gravedad de la apnea y sus repercusiones, que se miden durante los estudios polisomnográficos. Pasa desde medidas higiénico dietéticas hasta llegar a herramientas de Ventilación Mecánica No Invasiva.  Es el médico quien mejor podrá asesorarte sobre si necesitas tratamiento y en qué debe consistir.

 

 

 

Para cualquier duda escríbeme 😉 

 

Fuentes:
(1) Rules for Scoring Respiratory Events in Sleep: Update of the 2007 AASM Manual for Scoring of Sleep and Associated Events – Journal of Clinical Sleep Medicine, Vol. 8, No. 5, 2012
(2) The World Health Organization. Chronic respiratory diseases (Organización Mundial de la Salud, OMS. Enfermedades respiratorias crónicas), www.who.int/gard/publications/chronic_respiratory_diseases.pdf, consultado el 21/05/2015
(3) Evidence supporting routine Polysomnography before bariatric surgery – O’Kefee et al – Obesity Surgery – Enero de 2004
(4) Obstructive Sleep Apnea – A guide for GP’s – Fundación Británica del Pulmón (British Lung Foundation, BLF) (NHS)
(5) Sleep breathing disorders – European Respiratory Society WhiteBook (capítulo 23 del Libro Blanco de la Sociedad Respiratoria Europea)
Fuente: http://www.all-about-sleep-apnea.com/es/entendiendo/%C2%BFqu%C3%A9-es-la-apnea-del-sue%C3%B1o

Terapias alternativas y su uso ¿Qué estamos haciendo mal?

El CIS ha preguntado a los españoles por las “terapias alternativas”, su uso y conocimiento. Gracias al CIS he oído hablar de “terapias” que desconocía hasta la fecha y me ha llevado a pensar…

¿Existe un mercado paralelo capaz de albergar todas estas opciones? ¿Hay pacientes suficientes? ¿Qué lleva a la gente a recurrir a estas alternativas? ¿La gente cree en ellas?

Os dejo mi reflexión:

Más de la mitad de los españoles asegura conocer o haber oído hablar de las terapias alternativas, pero nueve de cada diez nunca las ha utilizado y, quienes lo han hecho, sólo acude a ellas “de manera puntual”. Uno de cada cinco consultados cree que la gente recurre a estas alternativas porque “confían en ellas sin un motivo concreto” (21,3%), si bien un 18,8% cree que es porque “curan enfermedades y dolencias para las que la medicina convencional no funcional”. Es decir, casi un 20% de los pacientes que recurren a estas soluciones lo hacen por buscar remedios que la medicina convencional no sabe aportar.

Resultado de imagen de homeopatia

¿El problema está en la medicina “convencional” o está en los médicos?. Ya sea para el tratamiento de patologías, control de síntomas, estilos de vidas… hay un 10% de la población que no encuentra en la medicina basada en la evidencia científica remedio para sus problemas.

Respecto al conocimiento de los diferentes “tratamientos”: El más conocido es el yoga (90,3%), seguido de la acupuntura (89,1%), y el masaje terapéutico. Quedan más abajo en este ranking otros como la  homeopatía, la “medicina china”, los imanes “terapéuticos” o la “sanación espiritual”.

Quienes no las utilizan explican que es porque “no tienen interés” (27%), porque “la medicina convencional es suficiente” (14,9%), porque las desconoce (13,3%) o “porque hay mucho timo y mucho engaño” (11,5%). El resto es “porque son caras” (11,7%), “porque no sirven para nada (7,8%) o por temor a efectos secundarios (1,8%).

Pese a todo, el grado de satisfacción por el tratamiento recibido ha sido alto, siendo la mejor valorada la ayurveda y la peor la homeopatía, casualmente una de las más conocidas y extendidas en la opinión pública.

¿Estamos haciendo bien nuestra labor de educación en salud? ¿Estamos sabiendo cumplir con las expectativas de nuestros pacientes? ¿Somos capaces de tratarles como necesitan? Creo que tenemos mucho que mejorar en este sentido si queremos acabar de desterrar las pseudociencias del panorama sanitario.

Hola!

Hola!

Soy Luis Tejedor López. Médico por la Universidad de Navarra y Colegiado en el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid.

Abro este blog con la intención de tratar de ofrecer información contrastada y de calidad sobre temas de salud, nuevas tecnologías  aplicadas a la medicina y algunos temas de humanidades biomédicas.

Para cualquier cosa estoy disponible en info@luistlopez.com o a través del formulario de contacto de la web. 

Un abrazo!